Síntomas


Los síntomas varían de una persona a otra e incluso pueden variar en el mismo individuo. Pueden presentarse todos o algunos de los siguientes síntomas:

  • Frecuencia: Frecuencia urinaria durante el día y/o la noche (hasta 60 veces al día en casos graves). En casos tempranos o muy leves, la frecuencia es a veces el único síntoma.
  • Urgencia: Sensación de urgencia miccional  que también puede ir acompañada de dolor, presión o espasmos.
  • Dolor: En la zona baja del abdomen, en la zona vaginal o uretral. El dolor frecuentemente está asociado a las relaciones sexuales. Los hombres con CI pueden sufrir dolor testicular, escrotal y/o perineal  y eyaculación dolorosa.

Dolor

La CI puede ser gravemente incapacitante y dolorosa y puede ser necesario el tratamiento del dolor con medicinas agresivas tales como la terapia con opiáceos cuando fracasan las terapias convencionales. Las personas con CI pueden padecer dolor agudo y crónico:

  • Dolor agudo: presenta aparición repentina y corta duración.
  • Dolor crónico: frecuentemente recurrente o de larga duración.

Muchos pacientes con CI encuentran alivio del dolor con técnicas sencillas realizadas en el hogar:

  • Colocando una compresa fría, una almohadilla caliente, o un envase con agua caliente directamente en el periné
       -Mujeres: zona entre la vagina y el ano.
       -Hombres: zona entre la base del pene y el ano.
       -Determine si es el frío o el calor lo que resulta mejor para usted.
  • Tomando un baño de asiento tibio, con o sin sales de sulfato de magnesio. Vierta una pequeña cantidad de agua en una tina o utilice un pequeño asiento de plástico para  baño (disponible en farmacias) que se ajuste al inodoro.
  • Colocando sus rodillas contra el pecho, reclínese con las piernas estiradas o adopte una posición en cuclillas.
  • Bebiendo un vaso de agua mezclado con una cucharadita de bicarbonato de sodio. Consulte a su médico antes de tomarlo si está siguiendo una dieta restringida en sodio.


Además de medicamentos para el dolor, existen tratamientos no farmacológicos para el dolor de la CI: modificación en la dieta, terapia física (ejercicios de relajación de la base pélvica), acupuntura/digitopuntura, estimulación eléctrica de los nervios, biorretroalimentación, hipnosis y terapia cognitiva.

Mediante el examen de las diferencias en cuanto al sufrimiento del dolor de hombres y mujeres, los investigadores esperan entender mejor por qué más mujeres que hombres padecen enfermedades de dolor crónico tales como la CI.

Rebrotes de CI

Aunque siga diligentemente todos los pasos para tener los síntomas bajo control, puede haber ocasiones en que padezca rebrotes de CI. Aprenda a reconocer qué desencadena el empeoramiento. Algunos desencadenantes frecuentes incluyen la dieta, medicamentos (incluyendo algunas vitaminas y minerales), el ejercicio, las relaciones sexuales, los cambios hormonales, el estrés, ciertos medios de transporte o viajes largos, e incluso la vestimenta ajustada.

¿Qué es un rebrote de CI?

Los rebrotes de CI no son iguales para todos. Cerca de 750 personas respondieron en 2009 a una encuesta rápida de ICA que preguntaba cómo definían un rebrote de CI.

Las definiciones incluían:

  • Período de extremo dolor por varios días o semanas con aumento en la frecuencia/urgencia urinaria (19%).
  • Incremento repentino de la intensidad de los síntomas (12%).
  • Incremento radical de los síntomas de CI durante varias horas (7%).
  • Empeoramiento de los síntomas de base (5%).
  • Empeoramiento leve de los síntomas (4%).
  • Más de la mitad (52%) de los pacientes con CI encuestados consideró que todos los síntomas anteriores definen los rebrotes de CI.


Estrategias para afrontar rebrotes

En una encuesta de ICA por Internet, aproximadamente 440 pacientes  ofrecieron asesoramiento a los recientemente diagnosticados de CI sobre cómo hacer frente a sus rebrotes. Casi la mitad de los encuestados (43%) opinó que los consejos más útiles son aprender cuáles son los desencadenantes y, si es posible, planificar con anticipación, siendo realistas sobre sus limitaciones.

Otros consejos incluyeron:

  • Si hay medicamentos que le ayuden, tómelos al comienzo para reducir la duración del rebrote (24%).
  • Aprenda las cosas que puede hacer para reducir la duración del rebrote (13%).
  • Deténgase, descanse y cuídese (11%).
  • Recurra a otros pacientes con CI para recibir apoyo emocional (4%).
  • Llame a su medico y pregúntele qué hacer (3%).
  • Pida a su familia y amigos ayuda adicional (<1%).

Otros consejos

Si siente que se aproxima un rebrote, puede encontrar algo de alivio en las siguientes estrategias simples que puede realizar en su hogar:

  • Beba un poco más de agua para diluir la concentración de la orina. Esto puede resultar particularmente eficaz si está experimentando un rebrote relacionado con su dieta.
  • Coloque una compresa fría, una almohadilla caliente, o un envase con agua caliente directamente en el periné (zona entre la vagina y el ano en la mujer, y entre la base del pene y el ano en el hombre). Determine si es el frío o el calor lo que resulta mejor para usted.
  • Tome un baño de asiento tibio, con o sin sales de sulfato de magnesio. Vierta una pequeña cantidad de agua en una tina o utilice un pequeño asiento de plástico para baño (disponible en farmacias), que se ajuste al inodoro.
  • Coloque sus rodillas contra el pecho, reclinándose con las piernas estiradas o adoptando una posición en cuclillas. Le ayudará a relajar sus músculos pélvicos.
  • Beba un vaso de agua mezclado con una cucharadita de bicarbonato de sodio. Consulte a su médico antes de tomarlo si está siguiendo una dieta restringida en sodio.
  • Asegúrese de tomar sus medicamentos. Si su médico le dio medicamentos específicos para los rebrotes, este es el momento de utilizarlos.
  • Si cree que tiene una infección del tracto urinario (ITU), póngase en contacto con su médico para que le practique un análisis de orina. Además, puede comprar un kit doméstico para realizarse un examen preliminar de ITU. Si el resultado es positivo, vea a su médico inmediatamente para recibir tratamiento.

Sea proactivo y planifique con anticipación

Comience a tratar los rebrotes tan pronto como sienta que se están iniciando. Cuanto antes comience a tratarlos, más rápido podrá vencerlos. Cuánto más demore en tratar el empuje, más tiempo tardará en remitir. Además, podría aumentar en intensidad, requiriendo todavía más estrategias de intervención, que van desde terapias de autoayuda hasta medicamentos de receta tales como tratamientos por vía oral e intravesical (instilaciones vesicales). He aquí algunas técnicas generales de autoayuda para mantener su vejiga sin alteraciones y reducir la posibilidad de rebrotes:

  • Pruebe ejercicios de relajación
  • Utilice recursos audiovisuales de meditación.
  • Aprenda autohipnosis.
  • Reciba masajes o aprenda  automasaje.
  • Asista a sesiones de psicoterapia para aprender a sobrellevar la situación, y técnicas de reducción del estrés.
  • Tómese un tiempo para usted: relájese y descanse todo lo que pueda.

Vestimenta recomendada para situaciones de rebrote

Si experimenta una fuerte necesidad de orinar mientras usa pantimedias, vaqueros ajustados, ropa interior modeladora, fajas, o cualquier otra indumentaria que ejerza presión en su cintura y zona pélvica, retire inmediatamente dicho accesorio. Algunas veces tan solo quitar ese tipo de ropa resulta en un cierto grado de alivio. En lugar de pantimedias, pruebe utilizar medias auto sostén.

Sugerencias para situaciones de rebrote en la intimidad

Para muchas personas con CI, los momentos de intimidad pueden desencadenar un rebrote:

  • Antes del coito: utilice medicamentos antiespasmódicos o analgésicos.
  • Durante el coito: utilice lubricantes para reducir la incomodidad durante la relación.
  • Después del coito: tome un baño de asiento por 20 minutos y colóquese una bolsa de hielo en el periné por 20 minutos luego de la actividad sexual. Esto resulta especialmente eficaz en el tratamiento del dolor que algunas personas con CI experimentan por uno o dos días luego de haber mantenido relaciones.

Sugerencias para situaciones de rebrote durante viajes

Los saltos y vibraciones de autos, ómnibus, trenes, aviones y otros medios de transporte pueden causar rebrotes de CI debido a la presión ejercida sobre la zona pélvica. Es posible que sea necesario que haga viajes cortos si experimenta rebrotes con frecuencia o si está atravesando uno. Haga lo siguiente para aliviar los rebrotes en éstas circunstancias:

  • Siéntese sobre almohadones cómodos para minimizar los saltos y las vibraciones.
  • Para viajes en auto, lleve consigo una bacinilla portátil. Algunos pacientes con CI han instalado baños portátiles en sus vehículos. Los orinales femeninos portátiles también son útiles.
  • Para viajes aéreos, haga arreglos de antemano para conseguir un asiento cerca de los baños. Limite la ingesta de líquidos antes y durante el vuelo si es propenso a orinar con frecuencia.
  •  Las mujeres pueden usar toallas absorbentes y los hombres un dispositivo colector externo durante vuelos u otro tipo de viajes en los que el acceso a un baño esté restringido.
  • Procure no viajar en temporada alta cuando todo es más agitado e impredecible.
  • Averigüe de antemano la ubicación de los baños a lo largo de su viaje. Busque en Internet antes de viajar; existen muchos sitios con información sobre baños. Además algunas ciudades disponen de guías que enumeran los baños públicos. Consulte con su biblioteca o librería local.


Revised Thursday, December 17, 2009