Técnicas de autoayuda


Para muchas personas, vivir con CI es un desafío que requiere creatividad, paciencia y determinación. Dado de que no hay cura para la enfermedad o un tratamiento efectivo que funcione para todo el mundo, las personas con CI descubren que deben asumir un rol activo en la forma en que conducen su vida.

Dieta

Muchos pacientes con CI han visto que la dieta juega un papel importante en ayudarlos a controlar su condición y evitar rebrotes de la enfermedad. Otros han notado que lo que comen o beben parece no tener efecto en cómo se sienten. Si usted no ha intentado modificar su dieta, vale la pena experimentar con diferentes comidas y bebidas para ver qué es lo que funciona para usted. Aprenda más sobre la dieta para CI.


Ejercicio

Cuando usted siente incomodidad o dolor, o está cansado debido a noches de descanso interrumpido, es posible que le sea difícil hacer ejercicio. Los pacientes con CI con síntomas severos saben que hasta los movimientos más suaves pueden producirles incomodidad. De todas formas, muchas personas con CI, aún aquellas seriamente afectadas, hacen el esfuerzo de realizar alguna forma de ejercicio y dicen sentirse mejor física y psicológicamente como resultado de ello. Intente estos ejercicios suaves:

  • Gimnasia aeróbica de bajo impacto
  • Tai Chi
  • Pilates para CI
  • Caminatas
  • Yoga

Estrés

La mayoría de las personas con CI reconocen que el estrés juega un papel en la exacerbación de los síntomas o la manifestación de la enfermedad. El solo hecho de tener que experimentar esta dolencia y los síntomas asociados puede ser una fuente de estrés. Además de realizar ejercicio regular para combatir el estrés y aliviar el dolor, los pacientes con CI sugieren lo siguiente:

  • Aprender técnicas básicas de relajación.
  • Utilizar cintas de meditación y/o visualización.
  • Aprender autohipnosis
  • Recibir masajes.
  • Asistir a sesiones de psicoterapia para aprender cómo enfrentarse a la situación y técnicas de reducción de estrés.

Dejar de fumar

Los cigarrillos irritan la vejiga y podrían empeorar los síntomas de frecuencia y urgencia asociados con la CI. La tos constante, que frecuentemente es resultado de haber sido fumador por largo tiempo, ejerce presión sobre la zona abdominal y podría empeorar el dolor asociado con los músculos de la base pelviana. Resultado final: dejar de fumar podría ayudarle a reducir la gravedad de sus síntomas de CI. Un estudio realizado en China sobre la prevalencia de CI en mujeres (Neurourol Urodyn, 31 de julio de 2008) determinó que el hábito de fumar estaba relacionado con los síntomas de la enfermedad. Existen numerosos recursos en Internet sobre cómo dejar de fumar. Consulte el sitio de la Sociedad estadounidense contra el cáncer y el Instituto nacional del cáncer si desea más información.


Sexualidad

Para algunos pacientes con CI, la dificultad que experimentan durante los encuentros sexuales es uno de los aspectos más debilitantes de la enfermedad. Sin embargo, la CI no significa que deba terminar con su vida sexual. Mediante un enfoque creativo y manteniendo la mente abierta a otras alternativas, muchos pacientes con CI han descubierto maneras de mantener encuentros íntimos:

  • Considere el sexo como una gama de actividades que pueden incluir el sexo oral y genital, masajes, masturbación mutua, compartir fantasías, o simplemente abrazar y ser abrazado.
  • Utilice medicamentos antiespasmódicos o calmantes antes del encuentro sexual y lubricantes durante el mismo para reducir la incomodidad. Evite el uso de un diafragma, ya que ejerce presión sobre la vejiga. Para reducir el dolor del día siguiente, tome un baño de asiento de 20 minutos y coloque una bolsa de hielo sobre el perineo durante 20 minutos luego de la actividad sexual.
  • Intente trabajar con un terapeuta sexual cualificado, especialmente con alguien que tenga experiencia con enfermedades crónicas.

Ropa

Utilizar ropa cómoda y no restrictiva puede proporcionar alivio básico para pacientes con CI. Asegúrese de que su guardarropa sea tanto moderno como práctico a través de los siguientes consejos:

  • Utilice ropa holgada, como faldas amplias y pantalones flojos.
  • Evite los cinturones y otras ropas que ejerzan presión sobre la cintura y el abdomen.
  • Intente utilizar medias autosostén o calzas de algodón.
  • Use ropa interior de algodón.
  • Utilice zapatos de taco bajo o zapatillas para aliviar el dolor respalda. Intente utilizar zapatos con suela de goma para minimizar el impacto. Utilice plantillas de espuma en los zapatos para amortiguación adicional.

Viajes

Los viajes presentan muchos desafíos para los pacientes con CI, especialmente aquellos que están gravemente afectados por la enfermedad. Sin embargo, aún esos pacientes, con un poco de determinación, pueden viajar y realizar los ajustes necesarios. Prepare su viaje cuidadosamente. Intente lo siguiente para facilitar un poco su situación:

  • Para viajes en auto, lleve consigo una bacinilla portátil. Algunos pacientes con CI han instalado baños portátiles en sus vehículos. Los orinales femeninos portátiles también son útiles.
  • Para viajes aéreos, haga gestiones de antemano para conseguir un asiento cerca de los baños. Siéntese sobre almohadones para minimizar las vibraciones. Limite la ingesta de líquidos antes y durante el vuelo.
  • Las mujeres pueden usar compresas absorbentes y los hombres un dispositivo colector externo durante vuelos u otro tipo de viajes en los que el acceso a un baño esté restringido.
  • Procure no viajar en temporada alta  cuando todo es más agitado e impredecible.
  • Averigüe de antemano la ubicación de los baños a lo largo de su ruta. Algunas ciudades disponen de guías que los enumeran. Consulte con su librería.

Acceso a baños

Uno de los problemas más graves para los pacientes con CI en los Estados Unidos es la falta de baños públicos. A efectos de poder acceder a baños a restaurantes y lugares públicos, es posible que tenga que ser asertivo. Los siguientes pasos pueden ser de ayuda:

  • Lleve con usted la Tarjeta de acceso a baños de la ICA, la cual está disponible a través de la Guía de recursos materiales de la ICA.
  • Utilice un brazalete de alerta médica que pueda mostrar si no se le permite el acceso.
  • Revise el documento baños a su disposición.
  • Solicite un distintivo de discapacidad para estacionamiento si está gravemente afectado.

Ninguna estrategia para enfrentarse a la vida diaria con CI aliviará todos los síntomas. Las técnicas de control de síntomas, tales como la modificación de la dieta, pueden no ser efectivas siempre. Aún en los períodos más difíciles, intente permanecer flexible, sea creativo y pruebe diferentes enfoques para el manejo de su enfermedad. El primer paso para ser capaz de controlar su CI es aprender cómo puede ayudarse y cuidar de sí mismo.

 

Posted February 25, 2010