Tratamientos


Actualmente  no existe cura para la CI. Sin embargo, hay muchos tratamientos disponibles para ayudar a aliviar los síntomas.

Para la mayoría de la gente con CI,  la combinación de tratamientos es la mejor opción. Hallar el protocolo de tratamiento individual óptimo podría requerir de un período de ensayo y error.

  • Medicinas orales: las medicinas orales, incluyendo calmantes y otros tipos de medicamentos, se utilizan para tratar los síntomas de CI. Éstas incluyen:

     o    Calmantes
     o    Elmiron
     o    Otras medicinas orales

  • Medicinas tópicas: las medicinas aplicadas de forma tópica, tales como geles, cremas, supositorios y parches podrían ocasionar menos efectos  sistémicos colaterales.
  • Reeducación vesical: las personas que han encontrado un alivio adecuado al dolor podrían ser capaces de reducir la frecuencia mediante técnicas de reeducación vesical. Llevar un registro de  las veces que haya ido a orinar puede ser de ayuda para controlar  su evolución.
  • Hidrodistensión: también conocida como distensión vesical, la hidrodistensión se utiliza principalmente para descartar otras afecciones con síntomas similares a la CI y para detectar parches de Hunner (o "úlceras") que son un diagnóstico de una clase severa de CI. La hidrodistensión se realiza con pacientes sometidos a anestesia general o raquídea. El procedimiento ayuda a aliviar los síntomas en algunos pacientes, a pesar de que la mejoría podría llevar varias semanas. Generalmente es necesario administrar calmantes para la incomodidad luego del procedimiento.
  • Terapia física: La terapia física dirigida para el tratamiento de la disfunción de la base pélvica (PFD) puede tener buenos resultados y brindar un nivel significativo de alivio del dolor. Trabajar con un médico que comprenda la CI es fundamental, en vista de que los ejercicios Kegel, frecuentemente recomendados para fortalecer los músculos pélvicos, pueden empeorar el dolor ocasionado por la CI.
  • Lavado vesical: algunas personas con CI se benefician de lavados vesicales, que consisten en la introducción gradual de una medicina en la vejiga a través de la uretra utilizando un catéter. Los lavados vesicales pueden utilizarse solos o en combinación como cócteles vesicales.

     Algunos ejemplos incluyen:
     o    DMSO
     o    Hialuronato de sodio
     o    Heparina

     o    Cócteles vesicales

  • Electroestimulación nerviosa: Los neuromoduladores son dispositivos pequeños implantados quirúrgicamente que envían leves pulsaciones eléctricas a los nervios en la zona baja de la espalda, ayudando a controlar la función urinaria y aliviar los síntomas de CI. También existen dispositivos externos que no requieren de cirugía, incluyendo las unidades TENS.
  • Cirugía: las úlceras de Hunner (o parches), presentes en el 5% al 10 % de los pacientes de CI, son tratadas con cirugía láser. En otros casos, la cirugía vesical se considera como el último recurso. Se han utilizado variados tipos de cirugías para tratar casos de CI que no responden a todas las demás terapias, incluyendo aumento vesical, desviación urinaria y construcción de una bolsa interna.
  • Botox: a pesar de que no ha sido aprobado por la FDA para el tratamiento de la CI, la toxina botulínica tipo A (BTX-A o Botox) se utiliza para tratar diversas afecciones vesicales, incluyendo la CI. Se cree que el botox funciona  bloquendolos nervios sensoriales vesicales que transmiten dolor, espasticidad e inflamación. Requiere de inyecciones directas en la vejiga.

 

Otros tratamientos

Medidas no invasivas de autoayuda, desde ejercicios suaves a técnicas de alivio del dolor, pueden utilizarse en combinación con otras terapias médicas más tradicionales; se consideran como un primer paso para aliviar los síntomas de CI:

  • Autoayuda: técnicas no invasivas para aliviar los síntomas de CI
  • Modificación de la dieta: ciertos alimentos y bebidas contribuyen a la irritación e inflamación de la vejiga.
  • Productos OTC: Mientras que algunas vitaminas y complementos podrían causar avances de la CI, muchos productos de venta sin receta podrían ser útiles para personas que padecen CI.

 

Revised January 14, 2013